¿Qué tratamiento del dolor es mejor para ti?

Cuando te duele algo, encontrar un tratamiento para el dolor que funcione se convierte en tu máxima prioridad. Y aunque a todos nos gusta afrontar la vida con optimismo, lo cierto es que encontrar el lado positivo del dolor no es fácil. De hecho, en algunos casos ni siquiera es beneficioso.

El dolor tiene un propósito e ignorarlo puede generar consecuencias negativas que terminan afectando tu día a día, prologándose durante semanas o incluso meses. Encontrar los mejores tratamientos, según el tipo de molestia que experimentes, puede ser complicado, pero estamos aquí para ayudarte.

Sabemos que el tratamiento adecuado para el dolor significa mucho más que liberarte de esa molestia. Puede significar seguir preparando la cena de Navidad para tus seres queridos o disfrutar de un paseo mientras conversas con un amigo. También significa vivir con alegría y no renunciar a las cosas que amas. Por eso queremos ayudarte a entender qué es el dolor y cómo manejarlo.

¿Qué es el dolor?

¡Allá vamos! El dolor es un mecanismo fundamental del funcionamiento de nuestro cuerpo ya que nos indica que algo no marcha bien1. Nos alerta y protege de un daño mayor al obligarnos a dejar lo que estábamos haciendo para analizar lo ocurrido y evitar lesiones repetidas o daños permanentes en nuestro cuerpo.

El dolor es lo que evita que empeoremos innecesariamente nuestra condición. Es un proceso complejo controlado por el sistema nervioso. Se produce cuando un estímulo externo, como tocar una sartén caliente, activa las células nerviosas receptoras que envían mensajes al cerebro a través de la médula espinal.

a man with neck pain grabbing his neck muscles

Esos receptores pueden sentir el calor, el frío, la luz, el tacto, la presión y el dolor. El dolor siempre es subjetivo, por lo que cada persona lo experimenta de manera diferente. Según su gravedad y la forma característica en que lo procesa cada cuerpo, el dolor puede causar otros síntomas físicos, como náuseas, mareos y debilidad.

El dolor crónico, aquel que dura tres meses o más, difiere del agudo o temporal que puede aparecer como resultado de una lesión o tensión2. El crónico perdura más allá del tiempo normal de curación3. Este tipo no suele servir para mantenerte inmovilizado y evitar nuevas lesiones sino que es residual de una afección subyacente o una lesión pasada, pero no es una señal de advertencia.

Algunas afecciones, no se pueden curar. Eso significa que, si quieres mantener cierta calidad de vida es imprescindible que aprendas a manejar el dolor para lograr que sea más tolerable. En esos casos no se aplica la máxima: “sin dolor no hay recompensa”. Soportarlo estoicamente no suele ser el mejor camino.

El dolor, sobre todo el crónico, puede tener un enorme impacto emocional. Puede afectar tu vida cotidiana e impedirte realizar las actividades que antes disfrutabas. También puede afectar la calidad de tu sueño. Por desgracia, la falta de sueño se ha vinculado a marcadores de salud negativos a corto y largo plazo y a una disminución del bienestar mental4.

¿Cuáles son las diferencias entre el dolor agudo y el dolor crónico?

El agudo suele aparecer de repente y es una señal de que tu cuerpo ha sufrido algún daño. Tal vez te lastimaste la espalda al levantar una caja o te golpeaste el dedo del pie. O quizá te lastimaste el cuello, algo que todos odiamos.

Un hombre con un portátil trabajando desde casa y con dolor de cuello  - Voltadol

El dolor agudo dura poco y debe desaparecer cuando sane la lesión. Los tratamientos para el dolor a corto plazo te ayudarán a sentirte mejor.

Un hombre sentado en unos escalones con dolor de rodilla durante el ejercicio - Voltadol

El dolor crónico dura más que el agudo y a veces es resistente a los tratamientos. Por lo general se asocia a una enfermedad de larga duración. A diferencia del dolor agudo, el crónico suele estar relacionado con disfunciones o enfermedades que persisten a lo largo del tiempo. Si crees que estás padeciendo dolor crónico, debes consultar a tu médico para descubrir su causa.

Dolor agudo Dolor crónico

Dura poco

Dura mucho (más de 3 meses)

Generalmente se debe a una lesión

Generalmente se debe a una condición subyacente o una enfermedad larga

Responde bien ante los tratamientos para el dolor

Puede ser resistente a los tratamientos para el dolor

Causas y tratamientos para el dolor, según su tipo

Muchas cosas pueden provocar dolencias. Comprender el tipo que sientes y descubrir sus causas te permitirá encontrar el mejor tratamiento, según tu caso.

Los tipos de dolor que puedes aliviar usando Voltadol se dividen en dos categorías:

  1. Dolor en las articulaciones
  2. Dolor muscular
Voltaren 23,2 mg con Diclofenaco Gel para el alivio del dolor articular y de espalda - Voltadol

Voltadol es eficaz para el alivio local del dolor y de la inflamación leves y ocasionales producidos por:
contusiones, golpes, distensiones, tortícolis, contracturas, dolor de espalda ocasional, o esguinces leves, en mayores de 14 años.

 

El dolor se puede concentrar en una parte específica del cuerpo. De hecho, cada afección requiere cuidados y tratamientos ligeramente diferentes, aunque la mayoría de las molestias suelen deberse a movimientos inadecuados o malos hábitos que afectan nuestro cuerpo.

Estas son algunas de las zonas más problemáticas:

  • Dolor de espalda: Esta dolencia es una de las causas más frecuentes de dolor. Dado que afecta a algunos de los músculos más grandes del cuerpo, el dolor de espalda puede tener un enorme impacto en nuestros movimientos a lo largo del día.
  • Dolor de cuello: Desde la tortícolis hasta una simple tensión muscular, puede llegar a ser muy molesto. A veces parece salido de la nada, dado que puede deberse lo mismo a una mala postura que a girar mal la cabeza.
  • Dolor de muñeca: Usamos nuestras muñecas durante todo el día. Sin embargo, las muñecas son particularmente sensibles, ya que tienen una estructura muy compleja. 
  • Dolor de hombro: Nuestros hombros son propensos a las torceduras y esguinces, sea porque dormimos en una postura inadecuada sobre uno de ellos o debido a lesiones. En cualquier caso, el dolor de hombro puede convertir los movimientos diarios en una pesadilla. 
  • Dolor de tobillo: Utilizamos mucho nuestros tobillos día tras día. Por eso no es precisamente sencillo.
  • Dolor de cadera: Es muy común porque se trata de una de las articulaciones que soporta gran parte del peso del cuerpo5.

 

Un hombre que recibe fisioterapia - Voltadol

Aprender a manejar el dolor es clave para vivir de manera más plena
y satisfactoria. Algunos casos pueden mejorar con tratamientos no medicamentosos, pero en otras ocasiones será necesario recurrir a
los medicamentos o incluso combinar ambas estrategias. Estas son algunas técnicas sencillas que podrás incorporar fácilmente en tu rutina:

  • Estiramientos
  • Masaje terapéutico
  • Ejercicio de baja intensidad
  • Meditación mindfulness
  • Terapia de frío y calor
  • Biorretroalimentación6

Haz nuestro cuestionario y descubre más detalles sobre el tipo de dolor que padeces. Te servirá como guía para tomar decisiones sobre los remedios y tratamientos más adecuados, de manera que puedas moverte con menos dolor.

¡Queremos ayudarte a recuperar la alegría del movimiento!

Un hombre y una mujer mayores bailan sin sentir dolor corporal - Voltadol

Tratamiento del dolor: Salud y Bienestar

El tratamiento del dolor va más allá de la medicación. De hecho, no suele haber un único punto físico de dolor, sino que suele afectar todo el cuerpo e incluso nuestro bienestar mental y emocional.

Saber más

Enseñar referencias

Cerrar referencias